Niños
Familia
Hogar
Más...

Qué hacer si mi hijo tiene catarro

A todos nos preocupa un poco cuando vemos a nuestro pequeño de la casa sentirse un poco mal, aunque no tiene suficiente edad como para decirnos que es lo que sucede. Aquí en este post, hablaremos que hacer cuando se presenta esta situación en los niños siguiendo a estos pasos para ayudar a aliviar el catarro.

Lo primero que podemos ayudar al niño, es inspeccionar cuales son los síntomas que presentan al niño para comprobar si es cierto que tiene resfriado o como lo menciona el título de nuestro post, el catarro. En pocas palabras. Es una infección generalmente benigna, originada por varios tipos de virus, siendo el más frecuente el rinovirus que además se produce sobre todo en las estaciones de primavera, verano y otoño. Sin embargo, la forma de contagio más efectiva de los rinovirus es el contacto de persona a persona, aunque también pueden transmitirse con las secreciones nasales y bucales de la persona infectada.

La infección afecta sobre todo el sistema respiratorio superior de su hijo por lo que podría presentar cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Escalofríos y fiebre que podrían durar de 1 a 3 días.
  • Estornudos.
  • Sequedad o dolor de garganta.
  • Nariz tapada o congestión en el pecho.
  • Dolor de cabeza, dolores corporales o músculos adoloridos.
  • Una tos seca o una tos que produce moco.
  • Sensación de cansancio o debilidad.
  • Pérdida del apetito.

¿Cómo se produce el catarro en los niños?

Pasan de un niño a otro, o de una persona a otra, a través de las secreciones de las vías respiratorias que se expulsan al aire con la tos y los estornudos, o por medio de objetos contaminados con estas secreciones.
Entran en el organismo a través de la boca, la nariz o la fina mucosa que recubre los ojos (conjuntiva) y aprovechan el momento en que se enfrían las mucosas. Está demostrado que las manos intervienen mucho en la transmisión por contacto.
En el caso de los niños pequeños, es más fácil el contagio, al compartir objetos y juguetes que chupan, y porque tienden al contacto directo con las manos y la cara.

para el catarro

Qué hacer si mi hijo tiene catarro

  1. ¿Cómo se produce el catarro en los niños?
  2. ¿Qué medicamentos podemos ofrecer al niño?
  3. ¿Cómo podemos ayudar para prevenir a esta enfermedad?
  4. ¿en qué momento debo buscar atención inmediata?
  5. ¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

¿Qué medicamentos podemos ofrecer al niño?

Es recomendable que antes de las tomas o de las comidas, se administre al niño unas gotas de suero fisiológico en las fosas nasales para limpiarlas bien, además de darles mucho líquido para beber.
Es importante que el niño aprenda a sonarse la nariz correctamente. En caso de complicaciones mayores como la sinusitis, otitis, bronquitis… se debe consultar al pediatra.

¿Cómo podemos ayudar para prevenir a esta enfermedad?

Se debe limpiar bastante de las manos tras estornudar, tirar los pañuelos desechables a la papelera inmediatamente después de usarlos, y utilizar desinfectantes para las zonas o áreas en las que se encuentre una persona con catarro, son los medios más efectivos para prevenir el contagio.
Otras medidas que también podrían ayudar para evitar el contagio son no exponerlos al humo del tabaco y evitar en lo posible la visita de personas acatarradas que no son de la familia. De todas maneras, lo normal, es que cada año se acatarren menos.

¿En qué momento debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene dificultad
  • para respirar.
  • Los labios o las uñas de su niño se vuelven azules.
  • Las fosas nasales se ensanchan cuando su hijo inspira.
  • La piel por encima o por debajo de las costillas de su hijo se hunde con cada respiración.
  • El corazón de su hijo late mucho más rápido que lo normal.
  • Usted nota puntos rojos o morados pequeños o más grandes en la piel de su niño.
  • Su niño deja de orinar u orina menos de lo normal.
  • La fontanela (punto blando en la parte superior de la cabeza) de su bebé se hincha hacia afuera o se hunde hacia adentro.
  • Su hijo tiene un fuerte dolor de cabeza o rigidez en el cuello.
  • Su hijo tiene dolor en el pecho o dolor estomacal.
  • Su bebé está demasiado débil para comer.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Si tiene secreción nasal espesa por más de 2 días.
  • Si ya ha pasado 3 días y tu hijo aun todavía no parece mejorar la salud.
  • Si tiene dolor de oído.
  • Si tiene manchas blancas en sus amígdalas.
  • Si tose mucho y despide una mucosidad espesa, amarillenta o verde.
  • No puede comer, tiene náuseas o vómitos.
  • Si se siente cansancio y debilidad.
Niños
Familia
Hogar
Más...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies